El alma de las bibliotecas


En el Día Internacional del Libro, del Derecho de Autor y del Bibliotecario, los bibliotecólogos del país abogan por más apoyo a los profesionales formados en esta área.

 
Santo Domingo.-

Esa idea de que el bibliotecólogo es un personaje aburrido, gruñón y hermético al que solo le interesan los libros y que celebra las pocas visitas a su refugio de papel y tinta no es tan cierta como lo han hecho parecer la literatura y el cine.

Es todo lo contrario, consideran Belka Villar y Luis Enrique Antigua, presidenta y vocal de la Fundación Apoyo al Desarrollo de las Bibliotecas Dominicanas (Fundebido).

“Ahí radica la gracia y la exquisitez de la Bibliotecología. Nosotros como servidores atendemos usuarios y de nuestro trato depende que ellos vuelvan o consigan la información que quieren. Para ser bibliotecólogo o bibliotecario hay que tener vocación de servicio y también interés en aprender algo bueno todos los días. Quien no tiene esas condiciones no puede ser bibliotecario. Debe gustarnos cuando la gente va a la biblioteca, porque es un placer servir”, explica Enrique Antigua, mercadólogo y bibliotecólogo.
 
Para ser bibliotecólogo hay que tener vocación de servicio y también interés en aprender algo bueno todos los días”.
Luis Enrique Antigua

Villar y Antigua señalan que precisamente la poca motivación hacia la Bibliotecología y la desinformación que existe casi en general de la importancia de las bibliotecas, así como el bajo salario que perciben los bibliotecarios, son problemas pendientes que tiene el país.

Más bibliotecas y bibliotecarios
El éxito de una biblioteca depende, en parte, del apoyo y de la atención que le ofrezca la dependencia principal de la cual la biblioteca subsiste, ya sea una administración pública o privada.

Según Fundebido, en estos momentos la educación pública del país carece de bibliotecas organizadas que les permitan a las escuelas contar con espacios de calidad en sus recintos.
 
Dependiendo de la organización de mi biblioteca puedo atender en menos tiempo posible a más usuarios”.
Belka Villar

“La biblioteca es el mejor aliado del docente, porque permite que el alumno, en su momento de ocio o en la hora de bibliotecas, mejore su educación, su investigación y su léxico, porque la biblioteca le ayuda a leer, y cuando lees aprendes más, hablas mejor y tienes un mejor desenvolvimiento de tus ideas”, apunta Antigua.

Sin embargo, tanto Antigua como Villar piensan que además de bibliotecas (sobre todo públicas) también hacen falta profesionales en el área de la Bibliotecología que administren, dirijan y promuevan estos espacios.

El papel del bibliotecario es administrar, dirigir y controlar el funcionamiento de la biblioteca en sentido general, explica Antigua.

Este trabajo amerita, por parte del profesional, tener conocimientos de cultura, vocación de servicio y estar al día, “lo que implica estar pendiente de los libros que solicitan los usuarios para gestionarlos en caso de no tenerlos, mantener relaciones interbibliotecarias y establecer contactos con otras bibliotecas con la finalidad de intercambiar documentos”, dice.

La información tiene que estar organizada para que sea rápida y eficiente y esto amerita preparación y dedicación, sostiene a su vez Villar.

“Dependiendo de la organización de mi biblioteca puedo atender en menos tiempo posible a más usuarios y ser más eficiente con la información”, agrega.

Fundebideo apoya que en los nuevos programas de edificaciones escolares del Gobierno, que contemplan la creación de bibliotecas en los planteles, sean designados bibliotecarios formados que administren estas bibliotecas.

De acuerdo con el “Segundo censo nacional de bibliotecas. Estudio sobre las bibliotecas dominicanas 2009-2011”, en el país hay unas 1,447 bibliotecas. De estas, 1,046 (72%) son escolares; 244 (17%) públicas y 69 (5%) universitarias.

Pocos estudiantes
La Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) es la única que imparte la carrera de Licenciatura en Educación mención Bibliotecología.

Antigua, fundador y expresidente de la Federación de Estudiantes de Bibliotecología de esta universidad, dice que la carrera, fundada en 1994, apenas cuenta con 61 estudiantes, debido a que esta se conoce y se promueve muy poco.

“Ha habido un rezago por parte de la Universidad. Nosotros hemos tenido que ir a los liceos para motivar a los estudiantes de término a que conozcan y hagan la carrera”, indica.

Actualmente, adelanta Antigua, está en proyecto la elaboración del pénsum para la carrera Licenciatura en Bibliotecología y Ciencias de la Información, y otra carrera dentro del área que aportará al estudiante el título de Maestro Bibliotecario.


POR EL DESARROLLO DE LAS BIBLIOTECAS
Una de los trabajos de Fundebido, creada por un grupo de bibliotecólogos dominicanos en 2010, ha sido fomentar la colaboración entre profesionales e instituciones para la creación, organización, promoción y desarrollo de las bibliotecas dominicanas, así como fortalecer la profesión archivística, bibliotecológica y otras relacionadas con la documentación.

El próximo sábado 27 de abril, a las 10:00 a.m., Fundebido participará en el conversatorio “El bibliotecario, promotor de lectura” en la caseta de la Dirección del Libro y la Lectura (Museo de Arte Moderno) de la XVI Feria Internacional del Libro.

Información tomada de:
Yaniris López, Listin Diario.- 23/04/2013