Una nueva Biblioteca Nacional


Además de tener más metros cuadrados, la Biblioteca Nacional Pedro Henríquez Ureña, contará con sub bibliotecas para el público en general, investigadores y niños. A su vez, dispondrá de un servicio para no videntes que operará con audio y voz. El proceso de remodelación ha llevado unos seis años. Por Mariela Mejía


Unos 600 empleados trabajan afanosamente para cumplir con la meta de inaugurar en la próxima XV Feria Internacional del Libro Santo Domingo 2012 el remodelado edificio de la Biblioteca Nacional Pedro Henríquez Ureña, cuyo contrato de construcción está valorado en RD$1,038 millones, pero las autoridades prefieren esperar cuantificarlo definitivamente una vez se concluya.

El día de la inauguración aún no se pauta, pero el director de la Biblioteca, Diómedes Núñez Polanco, asegura que será entre el 18 de abril y el 6 de mayo, fecha en que se celebrará la Feria del Libro en la Plaza de la Cultura, recinto donde se levanta el remodelado centro de consulta bibliográfica que ha sido ampliado con anexos durante los trabajos que llevan unos seis años en proceso.

"Ya estamos en la etapa de finalización de los trabajos. La etapa final quiere decir que estamos haciendo los equipamientos de lugar, instalando los plafones, equipos contra incendios, luces, luminarias, instalando todos los servicios de data, instalando también el sistema de aires acondicionados por planta, terminando la parte que va a ser el auditorio. Estamos en lo que se dice el proceso final para entrega ya del proyecto", informó a DL el ingeniero José Tolentino Jiménez, director de proyecto de la Constructora Marrero Viñas y Asociados.

La vieja estructura se inauguró el 28 de febrero de 1971 y tenía una superficie de 11 mil metros cuadrados. Ahora medirá 24 mil metros cuadrados al ampliarse para incluir una Biblioteca Pública Metropolitana en el bloque este, que será la seccional para consultas de todos los usuarios. Adicional a esta, estará la gran Biblioteca Nacional que conservará el patrimonio bibliográfico del país, destinada a investigadores.

En diciembre de 2006 el secretario de Cultura, José Rafael Lantigua, anunció que la obra costaría más de RD$300 millones. "Al principio se pensó en un proyecto que era una remodelación simple, pero después se tomó en consideración... que había la necesidad de ampliar la biblioteca, no solamente ampliarla en su área física, sino también en su área de servicios, por lo tanto se hizo un diseño de integración construyéndose dos edificios laterales", explica el ingeniero Tolentino.

A la pregunta sobre el porqué tardar seis años para la remodelación, responde: "En estos últimos seis años de gobierno ha habido muchos problemas de tipo económico, así como el país se ha manejado con un problema económico, también el gobierno se maneja con un problema económico y tiene entonces que manejarse según los fondos que tenga. Hubo un momento en que el Fondo Monetario Internacional mandó a detener todas las construcciones hasta que se organizara todo, porque tenía un problema de liquidez".

Aunque el edificio de cuatro niveles se prevé inaugurarlo para la Feria de Libro, Diómedes Núñez Polanco, explica que será unos dos meses después cuando se abra al público, pues en ese tiempo se completará una etapa de organización que incluye la mudanza desde la oficina provisional localizada en la avenida Luperón, ubicar los volúmenes físicos ya existentes y otras organizaciones necesarias dentro del edificio.

Visitas y sistema virtual

La entrada a la Biblioteca seguirá siendo gratis. Su vieja estructura sólo contaba con 100 mil volúmenes físicos para consultar y ahora se retomará con unos 170 mil.

La novedad para los usuarios será la gran cantidad de obras digitales que tendrá el centro, que se podrán visualizar a través del programa de computadora Aleph 500, utilizado por la biblioteca de Harvard y otras de Chile, México, Argentina y Ecuador. A su vez, se podrá acceder a bibliotecas nacionales y virtuales de otros países, como la del Congreso de Estados Unidos.

Una vez se abra al público, la proyección a largo plazo es alcanzar un millón de volúmenes, entre físicos y digitales.

Antes de que se iniciara la remodelación, la Biblioteca Nacional recibía entre 500 y 700 visitas al día, según promedió su director. Núñez Polanco aspira a que el recinto deje de ser meramente escolar y se convierta en un espacio para la investigación.

Para reforzar el trabajo, la dirigencia del centro está en un proceso de contratación de más empleados, para elevar la planilla de 200 a 500.

Se permitirá que los usuarios socios puedan solicitar préstamos externos de la Biblioteca Pública Metropolitana a través de uno de los 12 locales de la Red Piloto de Bibliotecas Públicas que hay en el país.


Para los interesados, también se habilitará un portal de consulta digital de los volúmenes a través de la Internet.

Para no videntes


El nuevo espacio tendrá una unidad para discapacitados, que incluye un programa para no videntes con texto y voz.

Novedades



DISEÑO Y EJECUCION. El diseño de la nueva Biblioteca Nacional estuvo a cargo de los arquitectos Juan Caro -nieto del constructor del antiguo edificio, José Caro Álvarez- y Gustavo Moré. La Oficina de Ingenieros Supervisores de Obras del Estado es la ejecutora.

DOTACIONES. La nueva edificación tiene una cafetería con capacidad para 250 personas y un auditórium para 450 personas sentadas y facilidad para efectuar videoconferencias. Contará con seis salas de lectura y dos de Internet, con capacidad para 16 computadoras cada una; una biblioteca infantil y un servicio energético de emergencia de 2 mil mega.

HORARIO. La Biblioteca Nacional estará abierta todos los días, de 8:00 a.m. a 10:00 p.m. y la Biblioteca Pública Metropolitana de lunes a sábado, de 8:00 a.m. a 5:00 p.m.

El contrato para la construcción del edificio es de RD$1,038 millones, pero el monto aún no es definitivo.

Publicado en el periódico Diario Libre www.diariolibre.com